Un recuerdo para Orlando Aldama

Seguramente hoy estará en algún “Sorocabana Celestial”

Seguramente hoy estará en algún “Sorocabana Celestial”

Escribe Saúl Piña.

Con toda seguridad es elevado el porcentaje de jóvenes que ignoran que un duraznense nacido en la zona de Villa del Carmen, es el autor del libreto de una película que permaneció en cartelera durante seis años en Buenos Aires, lo que es todo un récord. La película se llama “Cuando los Duendes Cazan Perdices” y era interpretada por uno de los más recordados actores: Luis Sandrini.-El escritor del guión era Orlando Aldama.

Su casa junto al Yí en Santa Bernardina fue el ámbito creativo de alguna de sus más famosas obras para películas de Sandrini, como: “Juan Globo”, “Los Ángeles no tienen miedo” y “El Diablo andaba en los choclos”.-

Dueño de un humor mordaz pero sano ,volcaba en sus obras la plenitud de la belleza con pureza original, con gracia y sin recurrir al arte barato de las palabrotas.-Era gran observador de las conductas humanas y de los personajes del pueblo ,muchos de los cuales fueron inspiración para sus obras: en especial su amigo “Chibi” Giordano.

Aldama tuvo el privilegio de no conocer el pecado del aburrimiento, siendo además uno de los pocos dramaturgos que vivió holgadamente del fruto de su trabajo.-

Ya jubilado como Secretario del Parlamento, residió en Durazno, con cero falta al “Sorocabana”, donde se reunía con un selecto grupo de amigos, de donde han surgido anécdotas fantásticas.-

Orlando escribió obras de teatro de elevado nivel que fueron exitosas en los escenarios del Río de la Plata, mostrando su faceta de comediógrafo que con sanos recursos, dosificaba la gracia y la emoción sin recurrir nunca a situaciones fuera de la ética.-

Aldama disfrutó de su bohemia y generó ese capital que no tiene precio: la amistad genuina que es uno de los dones más completos con los que puede agraciarnos la vida.-

Seguramente hoy estará en algún “Sorocabana Celestial” compartiendo en una animada peña con quienes fueron sus amigos del alma.

El nombre de este ilustre duraznense, está incorporado a la mejor historia del teatro rioplatense.

Falleció el 24 de enero de 1987 y en una cálida jornada Orlando libretó su partida sin permiso y en silencio, sin llamar la atención se fue tras bastidores.-

Como testimonio de los duraznenses, algún espacio del Teatro Español tendría que ser designado con el nombre de Orlando Aldama.

 

 

Foto: Saúl Piña para Durazno Digital

Publicado el 20 de enero de 2015 en Sociedad y etiquetado en , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: